Unidad de cirugía de la mama

Quénet Torrent Institute cuenta con una unidad especializada en cáncer de mama, dedicado al estudio, control y tratamiento de la mama tanto sana como con patología, desde el enfoque de la Senología.

Mama

Cáncer de mama

Para el diagnóstico precoz y tratamiento del cáncer de mama se aplican técnicas como la mamografía digital, tomosíntesis (mamografía 3D), ecografía y técnicas intervencionistas (punciones para diagnóstico: PAAF, BAG, localización pre-operatoria e intra-operatoria en caso de lesiones que no se pueden localizar al tacto. Sistemas para localización de tumores no palpables -marcadores intratumorales- que colocamos en ganglios afectos, en el tumor, colocación de arpones y ecografía intraoperatoria.

La mayoría de tumores de mama se diagnostica en estadios precoces, antes de que se haya extendido a otros órganos.

El tratamiento multidisciplinar incluye diferentes modalidades:

Cirugía

Implica extirpar toda la enfermedad de la que tenemos noticia, con unos márgenes mínimos de tejido sano, de “seguridad”. La tendencia actual es que debemos hacer lo mínimo necesario para curar. Ser más agresivos no cura más y tiene secuelas importantes.

  • Sobre los ganglios axilares: vaciamiento axilar, biopsia selectiva de ganglio centinela e, incluso, procedimientos complejos para no realizar vaciamiento axilar en pacientes con algún ganglio enfermo previos a la quimioterapia, en las que podemos demostrar que el tratamiento los ha “curado”, como el TAD.
  • Sobre la mama: implica para la extirpación del tumor que, actualmente, en al menos dos tercios de las pacientes, puede hacerse sin sacrificar la mama o, cuando es necesaria la mastectomía radical, se puede proponer una reconstrucción mamaria inmediata (en muchos casos suele requerir alguna intervención menor adicional unos meses más tarde).
Tratamiento “sistémico”

Puede ser quimioterapia, hormonoterapia, tratamientos anti-diana o “bioterapia”. Existen múltiples fármacos en desarrollo, con intención de adaptarse a los diversos perfiles de cada subtipo de tumor. En casos de duda, existen test genéticos que permiten realizar una indicación mucho más personalizada, evitando quimioterapias innecesarias.

Radioterapia

Radiación controlada, administrada con tecnología de muy alta complejidad, seguridad y precisión. Es obligatoria para las pacientes que conservan la mama, y necesaria en algunas pacientes que se han tratado con mastectomía (criterios por tipo tumoral, existencia o no de enfermedad axilar, tamaño, edad, etc. -lo valora el Comité Oncológico en cada caso-). Cuando realizamos cirugía conservadora se suelen dar dos dosis distintas: una “general”, para todo el pecho; y una “extra”, para el lugar donde estuvo el tumor “lecho tumoral o márgenes”. Esta segunda, se puede administrar, en muchos, casos durante el acto quirúrgico mediante radioterapia intraoperatoria. Poder tratar con precisión el lecho tumoral en quirófano es fundamental cuando realizamos técnicas complejas como las oncoplásticas, ya que, en estas, al remodelar la mama para “reconstruirla”, estos márgenes pueden verse desplazados y dificultar el trabajo del radioterapeuta.

Existen diversos tipos de cáncer de mama, con diferentes perfiles de evolución y respuesta a los distintos tratamientos. Por este motivo, es fundamental precisar bien el diagnóstico para ajustar el tratamiento de la forma más individualizada posible. 

El momento más crítico para la paciente es el de la primera decisión

  • ¿Con qué equipo se va a tratar?
  • ¿Se opera de inicio?
  • ¿Se trata antes de operar?
  • ¿Qué “hoja de ruta” se prevé?

Afortunadamente, en la inmensa mayoría de los casos, un diagnóstico de cáncer de mama no implica una actuación urgente y es por ello que en Quénet Torrent Institute creemos que la decisión debe tomarla nuestro Equipo Multidisciplinar del Comité de Mama de manera colegiada.

Últimos artículos

Consulta nuestra sección de preguntas frecuentes