Unidad de sarcomas de tejidos blandos

Los sarcomas son tumores malignos raros que se desarrollan a partir del tejido mecánico del organismo.

sarcomas_v3

Sarcomas de tejidos blandos

Los sarcomas de tejidos blandos a menudo se presentan en forma de masa profunda localizada en los miembros o en el abdomen, independientemente de la edad y del sexo del paciente. Existen numerosos tipos de sarcomas y decenas de subtipos de agresividad muy variada los unos de los otros.

Así, su singularidad, su diversidad patológica y su localización hacen que sea complejo tratar estos tumores. Por lo tanto, es necesario un equipo de profesionales preparados para el tratamiento de esta patología.

La cirugía es la piedra angular del tratamiento de los sarcomas no metástaticos. Debe ser realizada por un “cirujano especialista en sarcomas”, con innegable calidad para la extirpación de estos tumores, optimizando el seguimiento de los pacientes y disminuyendo su riesgo de recaída.

Quénet Torrent Institute cuenta con cirujanos especializados en el tratamiento de estos tumores y está fuertemente vinculado con una red de colaboración internacional que aplica los tratamientos más innovadores.

La cirugía es la piedra angular del tratamiento de los sarcomas no metástasicos. Debe ser realizada por un cirujano especialista en sarcomas.

Epidemiolgía

Los sarcomas representan el 1% de los cánceres, lo que se corresponde con una incidencia de 6/100000 habitantes al año. Afectan tanto a hombres como a mujeres y su frecuencia aumenta con la edad, en particular a partir de los cincuenta años. Los niños y los adultos jóvenes tampoco se libran, ya que representan el 10% de los casos.

Los sarcomas pueden clasificarse en función de su origen. Así, los más frecuentes son los “sarcomas de tejidos blandos”, incluidos los sarcomas viscerales, que adoptan su nombre del tejido al que se parecen, por ejemplo:

  • Tejido graso, liposarcoma.
  • Tejido muscular liso, leiomiosarcoma.
  • Tejido fibroso (tendón y ligamento), fibrosarcoma.
  • Vasos sanguíneos, angiosarcoma.
  • Pared del tubo digestivo, tumor del estroma gastrointestinal (GIST).

Los sarcomas de tejidos blandos se desarrollan a partir de los miembros en el 50% de los casos, en el abdomen, tórax y pared del tronco en el 45% y en la cabeza y cuello en el 5% de los casos. En función de la localización del sarcoma, el tratamiento de los pacientes presenta problemáticas muy diferentes.

Los “sarcomas de tejidos duros» representan el 10% de los sarcomas y afectan principalmente a niños. Se desarrollan a partir de los huesos y del cartílago. Se trata de osteosarcomas, sarcomas de Ewing y condrosarcomas.

Diagnóstico

Cualquier síntoma clínico de sarcoma de tejidos blandos debe conllevar imperativamente a la realización de imágenes por resonancia magnética (IRMN) y/o de escáner para las localizaciones retroperitoneales. Ello permite especificar la naturaleza de la tumefacción, su tamaño, su topografía, sus informes anatómicos y eliminar los diagnósticos diferenciales.

A continuación, es conveniente caracterizar el sarcoma realizando una biopsia bajo control radiológico (ecografía o escáner). Esta biopsia debe ser realizada por un radiólogo preparado y discutida previamente con el cirujano en una reunión de concertación.

Esta biopsia será posteriormente analizada por un patólogo especializado en sarcomas , lo que permitirá obtener un diagnóstico más preciso antes de cualquier tratamiento terapéutico.

Los tratamientos

La cirugía es el tratamiento principal de los sarcomas de tejidos blandos cuando se encuentran localizados. La extirpación quirúrgica consiste en extraer el tumor sin romperlo con un margen de tejido sano lo suficientemente amplio a su alrededor con el fin de disminuir el riesgo de recaída local.

Deberá ser realizada por un cirujano con experiencia en problemas relacionados con el tratamiento de sarcomas (prevención del riesgo de fragmentación tumoral, experiencia en extirpación multi visceral, competencia en cirugía de reconstrucción).

Podrá proponerse la radioterapia como complemento a una cirugía para sarcoma de tejidos blandos, en particular cuando el tumor sea voluminoso, de localización profunda y de grado elevado. La última técnica llamada radioterapia con modulación de intensidad (IMRT) podrá aplicarse cuando el sarcoma se encuentre cerca de determinados órganos (pulmón, tubo digestivo, médula espinal) con el fin de preservar su integridad.

La quimioterapia puede preceder el gesto quirúrgico de un sarcoma localizado. Se propone cuando el tumor es de difícil operación. Las situaciones más frecuentes son un volumen tumoral elevado y/o una localización desfavorable (nervios o vasos cerca) y/o un tipo de sarcoma de perfil más agresivo. El objetivo es obtener una disminución del tamaño tumoral o una necrosis del tumor, lo que facilitará la extirpación quirúrgica.

 

Últimos artículos

Consulta nuestra sección de preguntas frecuentes